CRISIS DE FONDONGUES 

Loading...

Tengo una amiga que a menudo asegura pasar por lo que ella, y sólo ella, llama una “crisis de fealdad“.
Los americanos tienen, como siempre, palabras como “bad day” mucho más bonitas para referirse a esto, pero creo que la expresión “crisis de fealdad” es mucho más descriptiva y explícita.
Cuando dice estar inmersa en una de ellas, os puedo asegurar que no pasa por ningún mal momento… todo lo contario, la suelo ver guapísima, pero ella cree estar pasando una época horrible y difícilmente remediable a nivel estético

A veces estas crisis están provocadas por malas rachas a nivel laboral, a veces por simples cambios estacionales, mal tiempo, aburrimiento o las malditas hormonas, pero lo cierto es que una se siente terriblemente fea y desmejorada.
No te gustas nada. Ni tu peinado (pese a ser el mismo que llevas desde hace tres meses), ni tu forma de maquillarte (aunque sea la de siempre), ni nada de nada… vamos, que te ves horrible y punto.
Afortunadamente no suelen durar más de dos días, pero se nos hacen eternos.
Durante ese par de días, siempre coincides en el ascensor con esa vecina guapísima que parece no llevar ni gota de maquillaje, que no tiene una sola arruga, y ni un pelo de su preciosa y larga melena está descolocado.
Si no fueran las siete de la mañana, pensarías que lleva tres horas dándose ampollas (o garrafas) de belleza instantánea…
Al llegar a la oficina te cruzas con ella, la peor, la que siempre va impecable y te fijas en su pelo… ¿cómo puede estar tan perfecta? Si las peluquerías no están abiertas aún, y nadie, absolutamente nadie, es capaz de hacerse ella solita esas ondas a lo Giselle Bundchen… ¿y esa cara? ¿duerme catorce horas seguidas? ¿se ha pasado el fin de semana con mascarillas de caviar? ¿es que soy la única de este edificio que trasnocha?

Loading...

Y es entonces, cuando de camino a tu mesa, y con la autoestima arrastrándose detrás tuyo como si de un perrito faldero se tratara, cuando decides hacer una parada técnica en el baño, para comprobar si tu aspecto ha mejorado algo en los últimos minutos.
Y allí está ella, sonriente, retocándose el maquillaje (no sé para qué, si no puede estar más perfecta…) y te dice: “Ay, mi niña… tienes mala cara. ¿Has dormido mal? ¿Estás enferma?”… y entonces notas como la poca sangre que corría por tus venas te baja inmediatamente a los pies…

En fín… no hay producto cosmético que te haga superar estas crisis, no.
Pero lo único que puedes hacer es tratar de subir tu autoestima con algún producto milagroso.
De esos que te estiran la piel de forma instantánea y te hacen sentir la tez suave y luminosa muy, pero que muy rápidamente.

Loading...
Loading...

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

SALUDNOTCIA © 2018-2019

To Top