Agrimonia y su poder curativo

Loading...

El cultivo de la agrimonia es frecuente en Europa, Asia y norte de África. Crece preferentemente en los límites de las zonas cultivadas y en las lindes de los bosques de encinas y robles. Florece de mayo en adelante y se recolecta en septiembre.

Es una planta herbácea perenne de aproximadamente un metro de altura. De tallo erecto y hojas alternas, sus flores, dispuestas en espigas, son de color amarillo y florecen de abajo arriba. Sus frutos están formados por dos pequeños aquenios con un cono provisto de pelillos.

Remedios naturales con la agrimonia
Mediante la agrimonia se logra elaborar remedios naturales para aliviar y combatir:

Problemas bucales:
Después de haberse cepillado los dientes, una infusión de esta planta fortalecerá la mucosa bucal. En caso de encías sensibles, o incluso sangrantes, la aplicación de esta hierba supondrá una notable mejoría. Además, debido a la pequeña cantidad de ácido salidlico que contiene, posee acción calmante.

Loading...

Las afecciones hepáticas
Algunos fitoterapeutas relacionan la denominación científica de la planta, «eupatoria», con el término griego hepar, hígado. Estén en lo cierto o no, la agrimonia se ha aplicado tradicionalmente en el tratamiento de los problemas hepáticos, sobre todo las inflamaciones crónicas de este órgano. Tampoco se descartan sus beneficios respecto a inflamaciones de bazo y páncreas.

La faringitis crónica
Aplicada en forma de gargarismos y enjuagues, su infusión posee efectos contundentes. Está especialmente indicada para aquellas personas que sufren molestias crónicas en la garganta, faringitis, laringitis o pérdidas de voz debidas a una inflamación de las cuerdas vocales.

Aplicaciones
Debido a sus propiedades calmantes, cicatrizantes y antiinflamatorias, esta planta puede utilizarse en el tratamiento de quemaduras, contusiones, esguinces, pequeños edemas y varices. Podemos utilizar una infusión fuerte para lavarnos las manos y los pies, lo que redundará en evitar grietas, estrías y otras afecciones de la piel.

Curiosidades
Su denominación etimológica (Agrimonia eupatorio), procede del latín agrimoenia, «defensa del campo», por crecer, como hemos señalado, en los límites de los cultivos, y de Mitrídates Eupátor, médico griego que la utilizó como antídoto. También la recomendaba el célebre Dioscórides, que la denominaba «eupatorio».

Una de sus acepciones más populares es la de Hierba de San Guillermo y, otra menos conocida, «té del norte», debido a que en zonas de Europa septentrional donde no llegaba el té auténtico se la utilizaba como sustitutivo.

Loading...
Loading...

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

SALUDNOTCIA © 2018-2019

To Top